28 de septiembre de 2016

Tejer profundo un corazón


Hilos, de eso se trata nuestras vidas. Hilos que nos unen a personas. O personas que nos unen a sus hilos. Personas que se rompen, pero hilan tenso, bien tenso. Hilos que se gastan, pero personas que se quedan, como fantasmas. Éstas no te dejan hilar la vida tranquilo. Hilos sin querer. Hilos queriendo. Hilos accidentales.
Si supiéramos de tijeras mágicas que corten aquellos que no nos dejan caminar en paz.. Si pudiéramos elegir a quienes nos unan y lo hagan, eficaz.
Al diablo el hilo rojo. Viene determinado por pasión e inevitable dolor. Yo quiero un hilo en blanco. Blanco paz, blanco corazón, blanco honestidad y sobre todo, blanco amor, amor de verdad.


9 de junio de 2016


"Pensaría las palabras precisas y las pronunciaría con la absoluta convicción de que, traspasando los límites de la razón, del entendimiento, de lo cognoscible y de lo perceptible, hurgaría en mentes ajenas, inquietaría corazones, se apoderaría de cuerpos sanos y los abandonaría descompuestos en un eterno retorno, en una incesante repetición, hasta dar por fin con aquel a quien anunciaría: 
-Regreso a tu piel."

16 de abril de 2016

Duele cada palabra no dicha, y las dichas duelen aún más.
Duele cada beso que te di, y cada beso jamás dado.
Duele cada abrazo abrazado, pero duelen más mis brazos que nunca te abrazarán.
Duele cada caricia en las mejillas, incluso las que mi cuerpo siempre anheló de ti.
Duele no tener tus manos entre las mías, como siameses que se desprenden desde el interior.
Duele cada mirada que te dediqué, porque de ellas emanaba más amor del que podías ver.
Duele cada momento vivido, y duelen los que no vivirán.
Duele recordarte, cada segundo, cada día, cada mes.
Me duele todo de vos, hasta el amor que jamás tendré.